Análisis de The Legend of Zelda: Wind Waker HD

38

Recibimos un remake de uno de los mejores juegos made in Nintendo de todos los tiempos. Corría el año 2002 y Nintendo sorprendió a los fans con un nuevo enfoque gráfico en la saga Zelda. Es cierto que al principio los seguidores no lo asimilaron bien, pero al ver el juego en movimiento, muchos incrédulos creyeron. Había nacido un clásico. Un juego que gracias a su aspecto y a pesar de los años ha envejecido muy bien.

Estamos cansados de ver en esta generación reediciones que simplemente suben la resolución y lo sacan a la venta sin tocar nada más. Nintendo no se ha limitado ha subir la resolución, le ha dado una vuelta a todo el juego tanto en aspectos técnicos como jugables, oyendo las voces de los jugadores  que pedían ciertos cambios, como la posibilidad de navegar de una forma más rápida por el inmenso mar, algo que antes llegaba a cansar.

Gráficamente hablando el juego es como un dibujo animado, recreado mediante la técnica cel- shading. La verdad es que hay que verlo en movimiento para ver la riqueza de sus paisajes y personajes, una verdadera delicia. Destaca la iluminación, una maravilla. La música es orquestal y acompaña de maravilla lo que sucede en pantalla. El juego nos llega con textos en castellano como la versión original. Además tiene una traducción muy buena, así los niños pequeños cecearán, en definitiva un acierto.

El juego nos cuenta la historia de un pequeño que vive en la isla Initia que se ve obligado a buscar a su hermana que ha sido raptada, lo que no sabe es que su viaje será mucho más complejo de lo que pensaba. El mapeado estará compuesto en su gran mayoría por agua, de ahí que tendremos un buen amigo que nos ayudará, el mascarón rojo, un pequeño barco con la  particularidad de que nos hablará. No faltará la búsqueda de tesoros, secretos, puzzles y las clásicas mazmorras.

Nos espera una aventura larga, variada y con infinidad de cosas por descubrir. Una obra maestra que tienes que probar, Además, no podía faltar la opción off tv, es decir, seguir jugando en la pantalla del mando, un gran acierto. 

Plataforma: Wii U