Con cuatro ruedas

85

La televisión vuelve a sorprender con nuevos spots de coches… o quizás no tan nuevos. El planteamiento sigue siendo muy similar, entre unos y otros parece que por su publicidad no pasa el tiempo, tan solo cambia el modelo de los coches.

Situemos a una pareja joven en automóvil, con una bonita música, les hacemos moverse por la ciudad, se divierten y aprovechamos para que se vea el coche, por dentro y por fuera, todo bien fotografiado y perfectamente montado. En último plano aprovechamos y metemos una oferta y los datos obligatorios, que se lean es otra historia.

¿A cuántos coches podemos adjudicar este guión? A muchos. En este caso me refiero al último de Renault Clio, pero estoy seguro de que lo pueden aplicar a muchos otros.

Otro caso curioso es Mercedes, capaz de emitir un convencional anuncio del Clase C en que, como es habitual, vemos al coche circular por una moderna ciudad, con bonitos planos del interior y del exterior del automóvil, conducido por un joven ejecutivo que en este caso comparte paseo además de con la chica, con un amigo y padre, al final todos quieren subir y nadie bajarse y terminamos con el texto de la oferta. Como podemos ver, el mismo código convencional y previsible que en otros casos..

Sin embargo, a la vez podemos ver una nueva producción de la serie Algo esta pasando en Mercedes: una pareja está rompiendo su relación y ella le dice: “siento no poder darte todo lo que mereces..” y el chico, en su mundo, interpreta “un Mercedes”. Divertido, rompedor, una magnífica forma de cambiar la imagen de esta legendaria marca y adaptarla a sus nuevos productos.

Otro caso interesante es la campaña de Toyota en la que dentro de un monumental, terrorífico y típico atasco de un país oriental (de personas, automóviles y animales, todos mezclados pitando y haciendo ruido) encontramos a un conductor feliz escuchando música ¿Se olvidaron de los típicos códigos? No lo sé, pero este conductor sí que me vende satisfacción de conducir un Toyota.

Cambiando de registro, debo de hacer mención de la interesante campaña de Orange, Insaciables, para las pymes, una forma de salirse de la típica oferta de telefonía. Y, nuevamente, felicitar a los creativos de Apple, que vuelven a echar mano de la sencillez y la elegancia, atributos propios de la marca, para presentarnos el iPhone6. Y es que, a veces, no hay nada más efectivo que mostrar el producto, si este lo vale. En este caso, bajo la música de Odisea en el Espacio tarareada de una forma natural enseñan las aplicaciones y los dos modelos de esta serie. Pues eso, sencillo y eficaz.

Dixit