Dirkom y Markcom firmaron el armisticio después de un duro Combate del Siglo II

861

El segundo Combate del Siglo organizado por La FEDE y celebrado el viernes pasado, ofreció un intenso y por momentos acerado debate entre los representantes de Dirkom y Markcom, como el año pasado ocurriera con el enfrentamiento entre Datos y Mensajes.

Los Dirkom estuvieron representados por Goyo Panadero, director general de Llorente & Cuenca, y Francisco Hevia, director de Comunicación de Calidad Pascual. Los Markcom por su parte tuvieron como caballeros en la defensa de sus intereses a Pablo Alzugaray, presidente de Shackleton Group y Félix Muñoz, ex markcom de Coca-Cola y Telefónica y actualmente consultor.

Tras la divertida presentación del Combate por el presidente de La FEDE, Juan Carlos Falantes, y un vídeo de presentación que dejó enfocado el asunto, empezó el verdadero combate que se desarrolló dialécticamente (ambos equipos prescindieron de apoyos audiovisuales) pero con duros golpes desde una y otra parte, moderados por el árbitro, el vicepresidente, José Carlos Gutiérrez.

Admitiendo que ambas disciplinas, comunicación corporativa y marketing, están aproximándose a toda velocidad, el meollo de la discusión fue quién debe hacerse con el mando de la comunicación global de las compañías, si el departamento de comunicación e imagen corporativa o el de marketing. El primero cuenta con su proximidad a los máximos ejecutivos y su cercanía a los medios de comunicación y empleados. El segundo con un presupuesto hasta una media de 30 veces superior (según datos aportados por Markcom) y una mayor cercanía con los consumidores.

A bandos firmaron las paces y acordaron que la acelerada aproximación de ambas áreas, comunicación corporativa y marketing, que se está produciendo, necesitará de la colaboración de ambas partes para dar los mejores frutos y que cada compañía, en función de su estructura y tipo de mercado, tendrá que tomar decisiones acerca de cómo fusionarlos y cómo debe ser el perfil de su coordinador.

No obstante, el inapelable jurado, integrado por profesionales de ambas procedencias, periodistas y estudiantes, declaró ganadores a los Markcom, al menos de esta primera batalla incruenta.