El regreso de los Guerreros de Xi´an

110

El Centro Cultural de la Villa de Madrid recibe hasta el 2 de marzo la exposición Terracota Army, uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos años. Una nueva oportunidad para ver una muestra única, un viaje en el tiempo, en la historia y en los enigmas que rodean este descubrimiento sin precedentes.

Terracota Army. Los Guerreros de Xi´an llegan a Madrid desde La Haya, dentro de una gira internacional que partirá a Estados Unidos tras su paso por la capital. Estos impresionantes guerreros son un conjunto de más de ocho mil figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real encontrados en 1974 por unos campesinos que buscaban un pozo. Desde 1987 están considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Elaboradas probablemente a partir de moldes, los trabajadores que los construyeron consiguieron darles una gran precisión en sus rasgos y una expresión tremendamente realista, conseguida parece ser, gracias a retoques individuales posteriores. En esta exposición pueden verse algunos ejemplares reales, además de objetos y una reproducción de la sección del foso 1 de la excavación de Xi´an con más de 90 guerreros. El audio que acompaña esta reproducción y un documental sobre el descubrimiento, hacen más interesante, si cabe, la exposición.

Son muchas las leyendas que hay en torno a estas figuras, pero lo que más dudas genera a la comunidad científica es cuál es realmente su significado. Poco a poco se van sabiendo más datos sobre este hallazgo. Fueron enterradas cerca de la tumba de Qin Shi Huang, el considerado primer emperador de China. La obsesión y locura del emperador parece que le llevaron a mandarlos construir. Una representación de un auténtico ejército con soldados de infantería de diferente escalafón, distintas armas, cuadrigas, soldados de caballería y caballos. Quizá lo hizo con la intención de ir acompañado en su viaje al más allá, o en honor a los guerreros que sacrificaron su vida por la unificación del imperio.

Sea como fuere, lo cierto es que a día de hoy queda mucho trabajo por hacer. Se han recuperado 8.000 soldados pero el epicentro de la tumba continúa intacto, ya que se abrirá sólo cuando se reúnan las condiciones financieras y los métodos que garanticen su conservación. Así que de momento, tendremos que conformarnos con ver algunos de estos soldados con los que el primer emperador de China quiso alcanzar la vida eterna.

Más noticias de ocio y cultura en Red Carpet Online.