El viaje de Nico

523

Debido al gran éxito que tuvo el I Foro Social Media celebrado el 20 de Abril 2017, La Publicidad ha reservado un espacio, llamado #40díasDeSocialMedia, donde los mejores profesionales de la materia muestran su punto de vista sobre las novedades del sector. Por ello, Gerardo Miguel, Consultor Sénior de Estudio de Comunicación, nos acerca su punto de vista sobre Social Media.

logo estudio de comunicaciónUna profesora de secundaria de un centro educativo madrileño ha desarrollado, junto a sus alumnos, una experiencia para mostrar la rapidez con la que se difunde la información en las redes sociales. El experimento fue muy sencillo, dibujaron en un papel un ‘monigote’ con dos frases, ‘Soy Nico’ y ‘Ayúdame a recorrer el mundo’. Hicieron una fotografía del papel y comenzaron a moverlo a través de Whatsapp, Facebook, Twitter y otras redes sociales. En poco tiempo, la foto se convirtió en viral y Nico consiguió su objetivo de recorrer el mundo.

Con esta iniciativa, la profesora quería mostrar la rapidez con la que se difunden las imágenes en el universo digital y el escaso control que se tiene de ellas una vez que estas se encuentran en la red. Una enseñanza de gran importancia para los más jóvenes que no siempre son conscientes de los peligros que puede acarrear el compartir sus fotografías a través de las redes sociales.

Pero este experimento no sólo deja enseñanzas a los más jóvenes. También al resto de la población, incluidos los profesionales que nos dedicamos al mundo de la comunicación corporativa, que a veces no somos conscientes de que las redes sociales e Internet han roto las fronteras en las que habitualmente desarrollamos nuestras actividades comunicativas. Hoy, una información hecha pública en un ámbito que creemos privado puede convertirse en una auténtica crisis de comunicación. La información encuentra múltiples formas de difusión que no siempre es fácil de controlar. La generalización de los dispositivos móviles inteligentes convierte a cada usuario en un emisor cuyo mensaje llega a unos receptores que, en muchas ocasiones, no eran a los que nos queríamos dirigir.

Hace unos años, una crisis de comunicación producida por la difusión de una información, real o no, en un Medio en un ámbito local podía reconducirse de una manera más o menos sencilla desarrollando una estrategia de comunicación focalizada en el ámbito en el que se había difundido la información. Hoy, esto resulta mucho más complejo. La información, como ha demostrado Nico, viaja a una gran velocidad y rompe las fronteras. Además, ya no vale con monitorizar lo que publican o emiten los Medios de Comunicación (prensa -digital o papel-, radio y televisión). Hoy, lo publicado por cualquier usuario de un teléfono móvil puede convertirse en una fuente informativa para los Medios. Un ejemplo es la situación vivida por Cristiano Ronaldo y su supuesto accidente en una carretera de la sierra madrileña. Una usuaria vio como un vehículo que ella identificó como el del futbolista del Real Madrid era recogido por una grúa en una carretera de un municipio del norte de Madrid. Realizó una fotografía y la difundió a través de su perfil en una red social. En poco tiempo, la información circuló por la red convirtiéndose en fuente informativa para algunos medios, fundamentalmente digitales, de todo el globo, que comenzaron a especular sobre lo ocurrido. Se llegó a decir que Cristiano Ronaldo había sentido un dolor en su mano –tuvo un problema en un partido días atrás- y que había tenido que llamar a la Guardia Civil para que se hiciera cargo del coche; incluso que le tuvieron que atender médicos del SAMUR. La bola creció sin importar mucho que nada de lo contado fuera cierto. El coche de la foto no era el del futbolista.

Tanto el viaje de Nico, como el caso del coche de Cristiano Ronaldo u otros muchos ejemplos que nos encontramos cada día demuestran que una vez que la información, o determinadas imágenes se encuentran en la red, resulta muy difícil controlar el uso que se puede hacer.

Por ello, es muy importante ser conscientes de lo que colgamos o escribimos en los medios sociales, pues una vez que lo soltamos en la red deja de pertenecernos y, en no pocas ocasiones, pueden acabar comprometiéndonos cuando menos nos lo esperamos. Eso, desde el ámbito del emisor. En el ámbito del receptor, quienes son sujeto de la información, y hablamos de las organizaciones, han de ampliar sus ámbitos de monitorización de la información hacia las redes sociales. Conocer lo que en ellas dicen sobre nosotros resulta esencial para gestionar la comunicación, prevenir situaciones de crisis y actuar en consecuencia.

Escuchar, analizar lo que sobre cada cual se dice en las redes sociales, quién lo está diciendo y cómo esto puede generar una situación de crisis nos ofrece la posibilidad de asegurarnos una adecuada capacidad de respuesta que contribuya a minimizar el impacto que una información puede tener sobre nuestra imagen y reputación. Pensemos en Nico y que, quizá, en su pequeña maleta viajen mucho más que unas zapatillas deportivas o una muda; también en ella pueden viajar los planes de futuro de nuestra compañía.