Europa lastra el crecimiento global de Nike a pesar de Cristiano, Nadal e Iniesta

61

La multinacional que viste al Barça ha sufrido en 2012 una caída en su beneficio neto de unos 65 millones de euros.

Pese a contar con iconos como Cristiano Ronaldo, Iniesta, Piqué, Sneijder, Ribéry o Juan Carlos Navarro. O de vestir a grandes clubes como el Barça, Manchester United, Oporto, Arsenal y las selecciones nacionales de Holanda, Francia y Portugal, entre otras, la crisis europea y el estancamiento en el crecimiento chino siguen azotando a los mercados y a grandes firmas como Nike. Como cada final de año, la firma estadounidense ha presentado los resultados de su segundo trimestre en el ejercicio de 2013, que han servido para replantear un modelo de negocio perjudicado por la caída de los márgenes (en negativo durante los dos últimos años) y los tipos de cambio desfavorables, según informa diariogol.com.

La recesión que sufre el Viejo Continente y la acumulación de ‘stocks’ en China han frenado el ritmo de ventas en 2012 y, si bien los beneficios totales de NIKE Inc –que comprende firmas como Nike, Converse, Hurley, Nike Golf o Jordan Brand- en este segundo semestre fiscal han experimentado un crecimiento del 7% (11% de Nike y 6% del resto de filiales), su disminución interanual a esta fecha ha ascendido hasta el -18% desde los 354 hasta los 290 millones de euros de beneficios totales. Asimismo, la venta obligada de activos del grupo como Umbro (por unos 170 millones de euros al grupo Iconix Brand) o la emblemática firma de calzado Cole Haan (por más de 430 millones al consorcio Apax Partners) han supuesto unas pérdidas totales de unos 100 millones de euros aproximadamente.

Repunte en el segundo semestre de 2013

En Europa, por su parte, la firma pasó del crecimiento negativo en el primer trimestre de 2012 
(-4%) a un esperanzador 7% en el tercero que, no obstante, sigue siendo muy inferior al 21% obtenido en Norte América. En esta región, que sigue aportando la mitad de los beneficios totales de la firma por el 20% del Viejo Continente, Nike sigue siendo líder indiscutible en calzado y moda deportiva a pesar de la competencia del gigante alemán Adidas o la irrupción de nuevas firmas como Under Armour. 

A pesar de que las previsiones para la multinacional que equipa al Barça siguen siendo pesimistas para el primer semestre del año próximo –las ventas en el pasado ejercicio sufrieron un soplo de aire fresco con la presentación de nuevas colecciones coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres o la Euro’2012-, el volumen de pedidos en América y Europa invita a la esperanza a pesar de que en China, estos hayan caído en un 6% y la nueva estrategia pase por centrarse en los consumidores de alto poder adquisitivo.

Pero no todo son malas noticias para Nike. La marca de Oregón se verá beneficiada por la entrada en vigor de la ordenanza House Bill 4200 –aprobada por el gobernador de este estado, John Kitzhaber- que le permitirá disfrutar de beneficios fiscales a largo plazo a cambio de la promesa de invertir unos 115 millones de euros en sus instalaciones y la creación de centenares de nuevos puestos de trabajo en su central del área metropolitana de Portland. Y es que a pesar de haber ingresado menos millones, Nike sigue siendo una máquina de hacer dinero, como así demuestra el hecho de que su valor en bolsa no solo se mantiene intacto, sino que ha ofrecido unos beneficios a sus inversores de unos 86 céntimos de euro por acción.