Imaginarte vuelve al trabajo con un homenaje a la publicidad de los 50

45

Clientes y amigos acompañarán a los trabajadores de la empresa, que afrontarán este primer día de trabajo totalmente caracterizados al estilo años sesenta. Ataviados de este modo, los creativos de la agencia, que ya en años anteriores plantearon maneras originales de volver al trabajo el 1 de Septiembre, simultanearán sus funciones habituales con una serie de actividades inspiradas en la publicidad de los años 50 en general, y en la serie “Mad Men” en particular.

A lo largo del día, los asistentes disfrutarán de actividades como sesiones de peluquería y estilismo cincuentero, la elaboración de campañas publicitarias “a la antigua usanza”, la instalación de un “set” donde recrear y grabar distintas escenas de la serie o la apertura de un “Museo Retrofuturista” donde recordar la visión que la publicidad y la sociedad de los 50 tenía del mundo del futuro. A ello se sumará la presencia de “Puntos de interés” a lo largo de toda la oficina, encargados de recordar los cambios experimentados a nivel tecnológico y estructural por el mundo de la comunicación durante estos años. 
La celebración de esta curiosa jornada de motivación post-vacacional coincide con el décimo aniversario de la agencia Imaginarte. Una fecha en la que “han renunciado a la nostalgia de recordar momentos vividos durante estos últimos diez años” y han optado por abrazar la “Newstalgia”: una nueva forma de ver el pasado que se centra en extraer los aspectos positivos del mismo, aprendiendo de ellos y aplicándolos al presente, sin dejarse llevar por la melancolía.
Antonio Piñero, director de Imaginarte afirma que “puestos a recordar, hemos preferido coger la máquina del tiempo y rendir un pequeño tributo a los pioneros de la publicidad y la comunicación moderna. La jornada que hemos planteado este año tiene como objetivo hacer consciente al equipo de todos los aspectos en los que el sector publicitario ha evolucionado en estos años, pero también de aquellos detalles positivos que se han ido perdiendo en el proceso: una inocencia y una emoción genuina por el proceso creativo que hoy en día puede llegar a verse comprometida por lo acelerado del ritmo de trabajo o lo inexorable de las fechas de entrega”.