Inteligencia Artificial

3464

Ya está aquí “El Editorial” firmado por Miguel Ángel Corrales, Editor y Presidente de La Publicidad, y correspondiente al número impreso publicado en el mes de Junio 2017.

Foto de Miguel Ángel CorralesYa no se trata de un futuro cercano. La inteligencia artificial (IA) ya está aquí y todos los sectores, incluso el nuestro, tendrán que transformarse. Las máquinas que piensan como humanos, aunque algunos nos cueste verlo, ya funcionan también en nuestro sector. Y, si las agencias ya están cambiando los perfiles de sus empleados, la destrucción y creación de algunos empleos será cada vez más acelerada. Pero la IA es mucho más que de robots. Pensemos en coches autónomos o conectados, en diagnósticos de enfermedades y en sus tratamientos… los nuevos algoritmos permiten que las máquinas busquen e interpreten los datos y así se actualicen sin ayuda de los programadores…

Gracias al internet de las cosas, las máquinas se enseñan cosas una a otras; por ejemplo, los coches se pueden avisar en caso de accidente o de los cambios climáticos y modificar sus sistemas de conducción; o los datos recopilados permiten prevenir averías o accidentes laborables. Las empresas podrán mejorar su productividad; ya existen agentes virtuales para interactuar con voz y textos para dar servicio de forma automática.

Un 47% de los puestos de trabajo en Estados Unidos corren el riesgo de ser sustituidos por máquinas. La robotización va a tomar por asalto las labores de manufactura en campos como el textil, la electrónica, la contabilidad, la interpretación de leyes y contratos, la redacción de informes, la música, la medicina, las operaciones quirúrgicas, la seguridad, el comercio, etc.

¿Y en publicidad? En Asia ya existe una campaña planificada y comprada por un robot y, si son capaces de escribir un libro, ¿no serán capaces también de hacer un copy, un jingle, un story, un texto para nativa…?. Desde luego que SÍ es posible, y aquí sí que tenemos un nuevo reto para directivos y para los profesionales. A nuestro sector que le ha costado mucho reestructurarse y ahora se tienen que reinventar.

Los nuevos retos de las empresas de comunicación comercial (prefiero llamarlas así que llamarlas agencias) van a necesitar grandes recursos financieros y el apoyo de nuevos perfiles profesionales, que, con la dinámica actual de remuneración, van ser difíciles acometer. Cada vez estamos más cerca de los grandes grupos que puedan tener y ofrecer todos los servicios digitales de forma conjunta, tanto de medios como de ideas.

Por otro lado, observamos la falta de interés del mundo creativo por los avances en publicidad en las nuevas disciplinas digitales como Publicidad Nativa, Vídeo, Redes o Mobile, etc., y no solo por su falta de participación en foros o simposios, sino, en algunos casos, las piezas creativas no están adaptadas a los nuevos soportes digitales, lo que origina quejas razonadas sobre el material que le llegan a las agencias de medios y los publisher y que afectan al resultado final de las campañas.