Jorge David Fernández Gómez presenta su último libro

300

En las bodegas González Byass de Jerez de la Frontera, tuvo lugar la presentación del último libro del jerezano Jorge David Fernández Gómez, “Mecanismos estratégicos en publicidad: de la USP a las Lovemarks”. Entre los asistentes, estuvieron profesionales del sector publicitario, anunciantes de empresas de la zona, personalidades académicas y alumnos universitarios.

La presentación contó con unas palabras de bienvenida a cargo de José Argudo, Brand Manager de Tío Pepe, que pasó la palabra al moderador de la mesa, David Selva, Coordinador del Grado de Publicidad y RRPP de la Universidad de Cádiz, quien se encargó de presentar al ponente, al autor y a la editorial. Selva alabó el doble perfil del autor, quien aúna la práctica profesional de la publicidad con la docencia universitaria. En este sentido, aclaró que “se trata de uno de los pocos casos en España que simultanea de manera tan brillante ambas facetas”, poniéndolo como ejemplo de lo que debería ser una práctica extendida en la universidad. Asimismo, elogió la trayectoria profesional de quien iba a asumir la ponencia principal, Javier Suso, “uno de los publicitarios más importantes de este país aunque no suene tanto como otros menores que presentan Operación Triunfo”. Por último, presentó el nuevo sello editorial especializado en comunicación y marketing, Advook, “una verdadera necesidad para el sector y la universidad” dijo. A su juicio, Advook “aúna unos excelentes contenidos, como es el caso del libro que se presenta esta noche, con una belleza formal y cuidado estético desconocido en el ámbito editorial, donde sobre todas las cosas prima la experiencia emocional del lector”.

Javier Suso, por su parte, explicó lo que supone la obra Mecanismos estratégicos en publicidad: de la USP a las Lovemarks al sector publicitario. A su entender, se trata de “un libro imprescindible que todo profesional del sector, profesor o estudiante de comunicación, no solo deberían leer, sino tenerlo como libro de cabecera. Yo lo tengo muy a mano en el despacho y ya he tirado más de una vez de él”.