La CAA celebró el día del anunciante

51

El galardón, que distingue la eficacia publicitaria de los anuncios televisivos, cumplió su octava edición. Los trabajos vencedores fueron elegidos, como es habitual, mediante encuestas online entre consumidores y usuarios, con el soporte metodológico de la empresa Ipsos ASI.

Con la conducción de Sergio Lapegüe, se entregaron en total diez reconocimientos. Además del premio máximo, “Diana Arroz” obtuvo el Buenos Anuncios de Oro en la categoría Bienes. El trofeo de Plata en ese apartado correspondió al comercial “Más espacio”, también de la agencia Madre y para el mismo anunciante, y el Bronce fue para “Este soy yo/Fiesta/Tomate”, la campaña de lanzamiento de la bebida Hugo, de Coca-Cola, desarrollada por la agencia Santo.
En la categoría Servicios el podio lo ocuparon “Quiero”, de Young & Rubicam para Banco Galicia (Oro); “Lap-tops”, de Santo para Arnet, de Telecom (Plata); y “Susana y Darín”, de Molo & Co. para los 100 años de la cadena de electrodomésticos Frávega, el Bronce.
Se otorgaron además tres premios especiales. El primero de ellos, destinado al mejor comercial referido a la Copa América 2011, fue para “Infiltrados”, el trabajo de Santo para Coca-Cola. Como el “Comercial más Original” se consagró “Tributo _ 120 años”, de Young & Rubicam para Cervecería y Maltería Quilmes. Por último, el premio especial “Brand Equity”, recayó también en “Diana Arroz”, de Madre para Molinos Río de la Plata.
Durante el evento se entregaron diplomas a cada uno de los 37 trabajos finalistas y a los anunciantes y agencias con más nominaciones: PepsiCo y Santo, BBDO y Young & Rubicam, Coca-Cola, Telecom y Cervecería y Maltería Quilmes.
Al dirigirse a los presentes, el titular de la CAA, Luis Mario Castro, destacó los logros de la industria publicitaria local en el último año, y mencionó entre sus metas “seguir bregando por una competencia leal y compartiendo las buenas prácticas”. Asimismo, rindió un tributo a Alberto “Tito” Scopesi, miembro histórico de la Cámara, fallecido en junio pasado. Un momento de alta emotividad en la gran noche de los Buenos Anuncios.