La calidad técnica de Lo imposible se antepone a su final alargado

76

La película de Juan Antonio Bayona, realizada con un presupuesto de 30 millones de euros, ya es un blockbuster emocional que arrasa con todo.

Antes de comenzar el visionado de “Lo Imposible”, el espectador ya sabe qué la clase de historia se va a encontrar. Con un presupuesto de 30 millones de euros la película de Juan Antonio Bayona supera a su antecesora, “El Orfanato”, no solo por el factor monetario o el tirón internacional, si no por su calidad artística.

Apelando a lo emotivo, a lo largo de dos horas de metraje la película se postula como un éxito en taquilla mundial. Y no es para menos. El apoyo publicitario de Mediaset, Canal +, y otros entes que se han sumado al carro hacen casi imposible no ir a verla al cine.

Juan Antonio Bayona concentra la experiencia de cómo sobrevive al tsunami de Tailandia una familia de clase alta, una familia de carne y hueso que se ha visto inmersa en una gira promocional que les está llevando por todo el mundo, acercando su experiencia a todas las personas que se acercan a conocerlos.

En la ficción son Ewan McGregor y Naomi Watts los protagonistas. Ambos, sobresalientes en los papeles de Henry y María, están acompañados por Tom Holland, Oaklee Pendergast y Samuel Joslin en el papel de sus tres hijos. Excelentes interpretaciones, especialmente la de Tom Holland, que con tan solo 16 años ya se ha convertido en una promesa del cine.

Tras una hora y media de metraje muy intensa, donde cabe el sudor y las lágrimas, el final de la película se alarga emotiva y excesivamente. Un final alargado que no tapa sus excelentes aspectos técnicos, a pesar de que la película se quede en la superficie. Un gran presupuesto muy bien aprovechado.

Valoración (sobre 5): 3,5

Más noticias de ocio y cultura en www.redcarpet-online.com