Las redes sociales, el aliado perfecto de los eventos

157

Debido al gran éxito que tuvo el I Foro Social Media celebrado el 20 de Abril 2017, La Publicidad ha reservado un espacio, llamado #40díasDeSocialMedia, donde los mejores profesionales de la materia muestran su punto de vista sobre las novedades del sector. Por ello, Pablo Montesinos, Responsable de Marketing Digital de EDT Eventos, comparte con nosotros sus opiniones para tener una estrategia correcta en Redes Sociales. 

logo EDT Los eventos han encontrado en las Redes Sociales un gran socio. Y es que, implementar una buena estrategia de social media puede dar un impulso considerable a un evento, ya sea promocionando la asistencia o viralizando lo que en él sucedió.

¿Cómo hacer una correcta estrategia en RR.SS. para un evento?

Antes de nada, como en cualquier estrategia que contemple RR.SS., debemos elegir aquellas que sean más afines a nuestro público. Una vez hecha la selección, dividimos la estrategia en 3 fases: pre, durante y post.

Pre-evento:

En el pre, el objetivo consiste en dar a conocer el evento creando expectación. Según la tipología del evento podemos ofrecer información de utilidad -personalidades que asistirán, cuándo y dónde se celebra o qué hay que hacer para poder asistir-, o utilizar técnicas teaser para crear incógnitas y motivar así la asistencia. Seguramente, combinar ambas en su justa medida ofrece los mejores resultados.

Ya en esta fase es importante definir un hashtag para el evento, que ayude a monitorizar el impacto en las redes, a lo largo de toda la acción.

Durante el evento:

En el transcurso del evento, las RR.SS. nos sirven para contar en tiempo real lo que está sucediendo. En un mundo donde prima la inmediatez y la novedad, los asistentes no solo son aquellos que acuden físicamente al evento. Consideramos asistentes a todos aquellos que pueden vivir la experiencia en directo, aunque sea a través de una pantalla. No en vano, el Real Time Marketing ya es una técnica, más que habitual, imprescindible, y las Redes Sociales son su entorno natural.

El streaming es sin duda la opción que más engagement ofrece en esta fase, aunque lo que realmente logra multiplicar el impacto son las publicaciones de los propios asistentes. En este sentido, un social wall suele ser un excelente incentivo para la participación, ya que nos encanta ver en gran formato nuestros comentarios y fotos.

Post-evento:

No por haber retransmitido nuestro evento en directo debemos dejar de contar lo sucedido a posteriori. Siempre habrá quien no haya podido asistir o se perdió el streaming. Para ellos, y para los medios ganados que se hagan eco de nuestro evento, es fundamental publicar una recopilación de los mejores momentos vividos.

Con esta última fase logramos, por un lado, alargar la vida nuestro evento, y por otro, recibir feedback del mismo. Sin duda, la mejor manera para seguir aprendiendo y mejorando. De hecho, es muy importante realizar un análisis de sentimiento de las publicaciones realizadas durante las 3 fases para identificar problemas que atajar a tiempo o menciones positivas que potenciar.

En resumen, los eventos han dejado de ser una acción meramente offline, donde la experiencia solo puede ser en vivo. Con la colaboración de las Redes Sociales se logra multiplicar su impacto y enriquecer la experiencia.