Los adictos a los móviles se multiplican en todo el mundo

67

A finales de junio, el Banco de América dio a conocer los resultados de su segundo informe anual sobre la movilidad de los consumidores. El informe afirma que la población de Estados Unidos está conectada permanentemente ya que el 71% de los encuestados reveló que duerme con su smartphone. Esto llevó a revisar el estudio que se realizó en el segundo trimestre de 2014 en el que se descubrió el nacimiento de una nueva generación de usuarios móviles: los “adictos móviles”.

El informe del Banco de América no solo se limita a Estados Unidos, sino que se trata de una tendencia global. Desde el segundo trimestre de 2014 hasta el mismo periodo de 2015, la población total de dispositivos inteligentes medidos por Flurry ha crecido de 1,3 a 1,8 mil millones, lo que significa un 38% de crecimiento anual. Los usuarios regulares, es decir, los consumidores que utilizan aplicaciones entre una y dieciséis veces al día, crecieron de 784 a 985 millones en el mismo período, lo que supone un aumento del 25 %. Los usuarios súper, es decir, los consumidores que utilizan aplicaciones entre dieciséis y sesenta veces al día, crecieron aún más en ese mismo período, de 440 millones hasta los 590 millones, un aumento del 34%.

Si nos fijamos en los adictos a los móviles, los consumidores que inician aplicaciones sesenta o más veces al día, podemos ver que este grupo crece a un ritmo superior al del resto de consumidores. Desde los 176 millones en el segundo trimestre de 2014 a la friolera de 280 millones en el mismo periodo de 2015, un aumento del 59%.

Las aplicaciones de mensajería y las redes sociales son claramente las principales aplicaciones utilizadas por los adictos móviles. De hecho, los adictos móviles utilizan aplicaciones de mensajería 6,56 veces más que un consumidor móvil medio, un sobre-índice del 556%. Esto confirma el análisis de este año, en el que se dice que la mensajería se ha convertido en el asesino de la aplicación móvil. El uso de aplicaciones de productividad fue alta por lo que confirmamos nuestra hipótesis de que los adictos móviles utilizan su dispositivo inteligente como único dispositivo y controlan todos los aspectos de sus vidas desde ese dispositivo. Hay que tener en cuenta que las aplicaciones para el teclado y los navegadores web se incluyen dentro de esta categoría y han contribuido al crecimiento de su uso. Pero los mayores contribuyentes al crecimiento son las aplicaciones de productividad, especialmente entre los estudiantes universitarios que forman parte de los adictos móviles según nuestra investigación del año pasado.