Por José María Prieto / @Josemprieto

 José María Prieto, de Smilebrand, nos trae una nueva entrega de 13 Selfies, la tercera entrega después de Con la que está cayendo y 13 más, una sección-disección de trece directores de marketing en su lado más humano: “Conocemos sus cargos, pero ¿cuánto de ellos conocemos como personas? Y, con permiso, me cuelo en esta nueva entrega. No hay maquillaje, no hay estilismo, ni pose, ni fecha concreta. Sólo realidad, piel y un poquito de verdad de aquellos que reconocemos pero conocemos poco. Puede que ésta sea la primera que leas y pienses ¿Por qué 13? Sencillamente seguimos empeñados en pensar que el 13 da suer- te. Sea como sea, este número mágico seguro que no pasa des- apercibido a nadie. Lo dicho: Muchas personas conocidas y mucho por conocer de cada una ellas”…

 

Este es el turno de Miguel Ángel Orbaneja, CDO, CMO, Digital Transformation Leader

¿Por qué el mundo digital y no el mundo médico, por ejemplo?

Cuando decidí dar un giro en mi carrera, el mundo digital estaba emergiendo. Todo lo que veía era muy notorio. Sentí un montón de oportunidades… Yo estaba trabajando en temas de reclutamiento y en aquella época se empezaban a escuchar empresas como infojobs, mons- ter… y pensé “tengo que meterme en uno de estos sitios”. Y desde entonces, aquí estoy. Sin vuelta atrás (risas)

A partir de 2010 o 2012 he visto una evolución imparable. Es una forma de entender los negocios, aplica a los procesos de trabajo, a la operación, al desarrollo de productos, no sólo a la comunicación. Hay que adaptar este cambio en nuestro día a día.

Usted que trabajó en Ikea, con una llave allen… ¿Qué montaría en el mundo que cree que le falta?
(¡Puff!) Montaría una Máquina de la Autenticidad, de la transparencia, de poner las cosas sobre la mesa con el objetivo de construir. Es algo que creo que hace falta en ámbitos profesionales y personales. Ver tus talentos, ver el de los demás e intentar construir. Huir de la política, de las ganas de “poder y gloria”… una Máquina de la Autenticidad, sí (risas).

¿Y qué desmontaría?

(Muchas risas) Las actitudes individuales, el falso éxito en la sociedad y en las organizaciones…

Se le ha estropeado el móvil, ¿cuál se compra? Venga, haga publicidad…

¡Buena pregunta! (risas) Soy un animal de costumbres, intentaría comprarme uno igual. Un iPhone. Mi mujer me da envidia. Siempre ha uti- lizado Samsung que me parece que puede hacer más cosas y más sencillo, pero soy de costumbres. Quizás deba romper mis hábitos… (de nuevo, risas).

Enseñando inglés se enseña también a…

A disfrutar de experiencias vitales. No es lo mismo irte a un país donde puedes tener interlocución con gente que no conoces, que no hacerlo. Te permite hacer amigos, conocer gente, aprender de culturas…te abre la mente.

¿Qué idioma le gustaría que apren- dieran sus hijos?
Castellano. ¡Que lo aprendan bien! Y luego, chino, francés, inglés… Richard Vaughan siempre decía que si pudieses tener dos pastillas, una con un puesto de trabajo brutal y la otra con la capacidad de aprender idiomas fácilmente, todo el mundo tomaría la pastilla de los idiomas.

Y hablando de sus hijos, ¿qué ha aprendido usted como padre?

La importancia de estar siempre en el camino. No hay una meta a la que tengas que llegar. Lo que mola es coger el camino y andar. Mira, mi hija tiene muchos talentos relacionados con la creatividad y un día me dijo “quiero aprender a tocar el piano, papá”. Pensé en apuntarla a una academia, pero al mismo tiempo pensé que no era suficiente y le dije “Irene, qué te parece si me apunto yo también a clases de piano”. Y he estado dos años dando clases. Es como descubrir que hay algo en común que nos apetece. Luego, otro hijo dio clases de batería y hemos llegado a grabar cosas juntos. Involucrarte con ellos es el ver- dadero aprendizaje.

Sus dos mejores amigos se dedican a…

Uno es creativo y el otro es emprendedor, vive en Colombia y está a caballo entre allí y aquí.

Hoy hay 153 millones de bote en Euromillones. Si le tocase, ¿qué se compraría sin dinero?
(Muchas risas) ¡Ostrás!… Me gustan mucho las ca- misetas. Intentaría conseguir un cambio por una camiseta que hace referencia a una peli de los 80, The Princess Bride, ya sabes, la de “Mi nombre es Iñigo Montolla, tú mataste a mi padre…” (Risas). Tengo una y se me está quedando viejita. Intentaría encontrarla.

¿Vino, cerveza o refresco?

Cerveza. Me gustan todas, especialmente la cerveza de trigo.

Una banda sonora para todo lo que está sucediendo hoy en España

¡Madre mía!… (Piensa un buen rato). La de la película 2001, una odisea en el espacio. Hay demasiada tensión… lo que sea, será.

¿Por qué todo el mundo se queja del jefe?

(Más risas) Porque de algo hay que quejarse, Prieto. Siempre vivimos momentos de cambio, por lo que hay una especie de inseguridad. Las empresas están basadas en resultados y si no se consiguen suele ge- nerar frustración. He conocido a gente que ha gestionado bien y otros que no. Y a ambos se les ha criticado (sonríe). Muchas veces proyec- tamos frustraciones propias en las personas en las cuales dependemos. Supongo que también va en el sueldo. Es humano…

Le cambio sus gafas por unas de ver el futuro. ¿Lo que ve dentro de diez años, le gusta?
El futuro me parece siempre positivo. Veo a mi familia estupenda, mis hijos pasándoselo pipa y una sociedad mejor porque nos empeñamos en que así sea. Veo esos 153 millones y ¡jajajajjaaja!

La madre de un amigo mío decía que el otoño era la estación más bonita, la más luminosa por los árboles amarillos… Pues bien, hoy comienza el otoño. La mejor estación para…
Mira Prieto, yo soy más de primavera (muuuuchas risas). A mí, la pri- mavera después de pasar el invierno en Invernalia me reactiva todo.

Si no hubiese nacido en Madrid hubiese nacido en…

En Londres, sin ninguna duda. Yo creo que nací en Londres y mi fa- milia me trajo a Madrid porque ya se olía lo del Brexit (risas).

Una película que vería una y otra y otra vez…

La Princesa Prometida… la de la camiseta.

Un viaje en una roulot. Tres días. Un compañero/a del que aprender. ¿Quién es?
Es mi mujer. Aprendo de ella todos los días. Llevamos juntos desde que tenemos quince años y me enseña cosas de mí mismo que me hacen pensar. Sobre mí mismo, sobre situa- ciones…

¿La app que más utilizas?

Whatsapp. Y la de Vaughan Radio, que te permite en tiempo real interactuar con los locu- tores de la radio, jugando con ellos y aprendiendo un idioma. Me gustan las apps que tienen utilidad. Además la he hecho yo, la conozco bien (risas).

La mejor hora para despertarse es…

Las siete de la mañana. Soy muy mañanero para todo. Luego voy cuesta abajo. A partir de ahí tengo sensación de estar perdiendo el tiempo.

¿El regalo más chulo que le han hecho?

Cuando cumplí 40 años, mi mujer me preparó una sorpresa muy chula. Nos fuimos toda la familia a Londres y organizaron una visita muy diferente. Vimos diferentes sitios donde se habían rodado películas, como Harry Potter y muchas más.

¿Y uno que le gustaría hacer?

Un viaje por Canadá en motorhome. Descubrimos Canadá gracias a una pareja de colombianos que llevaban viviendo allí veinte años y nos enamoramos de Canadá.

¿Un # que quiera que sea trending topic?

(Piensa un rato) Algo así como #BastaYaDeGilipolleces