Orange abre su mayor tienda en España de la mano de Comunica+A

445

Orange abre, de la mano de Comunica+A, su mayor tienda en España en la madrileña Puerta de Sol. Con una inversión de 1,2 millones de euros, la nueva flagship madrileña tiene 400 metros cuadrados de superficie comercial en la zona más emblemática de Madrid.

El objetivo ha sido crear un espacio de referencia en el mercado de telecomunicaciones, un lugar donde poner al alcance de todos la conectividad, donde experimentar y disfrutar todo lo que ofrece la alta tecnología. Con este fin se encuentran a disposición del usuario un equipo de más de 30 profesionales especializados en tecnología de nueva generación, asesores de servicio al cliente y promotores expertos de las marcas presentes.

La nueva flagship es la segunda que la compañía ha abierto en España, después de Valencia, y próximamente tendrá en Barcelona su tercera sede. Las tres forman parte del ambicioso plan que la compañía Orange inició hace dos años para poner a disposición de sus clientes un nuevo concepto de Smartstore, que tiene en la Puerta del Sol su máximo exponente. Cuarenta y seis tiendas con el mismo concepto se encuentran ya distribuidas por España, con previsión de llegar a sesenta en 2017. El plan cuenta con una inversión total de 42 millones de euros entre los años 2016 y 2020 años en apertura de nuevas tiendas y transformación de las existentes, y supone incrementar el tamaño medio de las principales tiendas de Orange a más de 100 metros cuadrados de superficie comercial. Orange contará en 2020 con 192 tiendas del nuevo concepto.

El equipo de Retail de Comunica+A ha realizado para Orange un proyecto “llave en mano”, coordinando todas la etapas de la misma, diseño, gestión de licencias, obra civil, producción y montaje de mobiliario. Una tienda de 400 m2 en el corazón de Madrid realizada en tiempo récord para poder re-inaugurar a la vuelta de vacaciones. El equipo se encontró con el reto de conseguir, en una tienda distribuida en dos plantas, dotar de personalidad y encanto a la planta baja y, al mismo tiempo, invitar a subir a la primera. Para ello se limitó la exposición de productos de la zona de acceso y se diseñó una escalera vidriada dentro de un entorno vegetal que facilitara este recorrido. Es en la primera planta donde la exposición de productos cobra toda su plenitud.