Renova lanza para los más nostálgicos el papel higiénico vintage

129

Los más jóvenes no lo recordarán, pero sí sus abuelos, el papel higiénico en los años 60 era diferente al que conocemos hoy en día. Los rollos se vendían de forma individual y no en packs; tenían más papel, aunque quizás no gozaban de la suavidad a la que ahora estamos acostumbrados. En esa época el papel higiénico era un producto del que no se hablaba mucho. Ahora Renova reedita una auténtica joya de la corona, el primer papel higiénico que existió 100% portugués, Renova Súper Edición Vintage. Una edición limitada, que ha respetado al máximo los materiales originales, como el envoltorio e imagen de aquella época, pero con la suavidad de hoy. Los rollos, envueltos uno a uno, manualmente y de manera artesanal, como se hacía en los sesenta, llevan en el packaging el logotipo original con un caballo rampante sobre un castillo almenado.

Con esta reedición, que evoca los orígenes de la marca Renova, se pretende convertir el mítico rollo sesentero en un objeto de deseo, que pueda arrancar alguna lágrima de nostalgia, y adornar los estantes de los cuartos de baño más “trendies”. En definitiva, un papel higiénico que llega para hacer las delicias de los amantes de lo retro y de lo vintage.

A Renova se la conoce por ser una empresa irreverente, que ya revolucionó en su día el mundo del papel cuando lanzó el primer papel higiénico completamente negro del mundo: el Renova Black. Hoy en día sigue llamando la atención con otras innovaciones que a nadie dejan indiferente como el papel higiénico con la bandera vaticana, rollos con fórmulas de física y matemática, o el atrevido papel higiénico marrón.