Ser o no ser Single, ésa es la cuestión

169

El departamento de Consumer Insights de PHD ha elaborado un estudio en el “Singles Day”, Día del soltero. Y es que uno de cada cuatro hogares en España es unipersonal y la cifra no para de crecer. Cada vez son más las personas que viven solas, y cada vez hay más mujeres entre ellas; dada su mayor apuesta por el desarrollo profesional y por mantener su independencia retrasando compromiso y maternidad. Además, está apareciendo y tomando fuerza una nueva tipología de “Singles por elección”, el “Single empoderado”. Un “Single” con alto nivel cultural y económico, activo, social y ambicioso, que es un consumidor curioso y sofisticado, y por lo tanto muy interesante desde el punto de vista del marketing. 

Prueba de ello es el protagonismo creciente del “Singles Day”. Este día, originario en China, nació como versión antagónica de San Valentín y Alibaba lo convirtió en un día dedicado al consumo, celebrándolo con exitosos descuentos online. 

En el “Singles Day” del pasado año, las principales plataformas chinas de venta online vendieron 23,9 millones de euros. Para hacernos una idea de su importancia, la cifra supera con creces las ventas de otras fechas más instauradas como el “Black Friday” o el “Cyber Monday” juntos. En un solo día, vendieron una cifra semejante a la que supuso el e-commerce en España durante todo el 2016. 

Alibaba se convirtió en el líder absoluto en facturación, con más del 68% de las ventas online del día. Batió récords y no se conformó. Con vistas a lograr una mayor repercusión, el 11/11 del 2016 realizó una gala promocional con personajes famosos, como Scarlett Johansson, Daniel Craig o la familia Beckham. Entre las ofertas especiales del día destacaron las almohada-novio, sudaderas con mensajes que hacían apología a la soltería, vinos franceses e incluso algunos modelos de coche que ofrecían importantes descuentos.

El estudio afirma que sigue siendo cierto que ser “Single” continúa presentando inconvenientes: es más caro; reciben menos beneficios fiscales, pagan más en vivienda (agua, luz, gas, alimentación), en sus viajes suelen tener que pagar un “plus”, … Y ser “Single” es más duro: llevan sólo las gestiones de su vida, al no poder compartir trabajos, tienen menos tiempo; y para más inri, el ser “Single” sigue teniendo cierto estigma social, tal como queda retratado en la literatura y el cine: desde el clásico “La tía Tula” de Unamuno, o el conmovedor documental “Mujeres sobrantes”, hasta la surrealista película “Langosta”, en la que, si no lograbas encontrar pareja en determinado tiempo, eras convertido en un animal.

En cuanto a los “Singles empoderados”, están en el foco de numerosas empresas, ya que son un público con alta afinidad con múltiples sectores como pueden ser la moda, la belleza, el lujo, el ocio, los espectáculos, los viajes, los cursos, los artículos de deporte, las experiencias… Empresas que no sólo les consideran simples consumidores, sino que les han situado en el centro, estudiando sus necesidades específicas, de cara a desarrollar productos y servicios a medida.