Análisis de Need For Speed: Rivals

53

La eterna competitividad entre policías y pilotos callejeros llega a la nueva generación con Need for Speed: Rivals.

Los gráficos del juego son fascinantes. Los 1080p y los 30 frames por segundo hacen que el juego vaya muy estable y que haya fluidez en el movimiento del juego, que no haya tirones entre los acelerones y los frenazos. Otro aspecto muy interesante es la iluminación, cuando nos encontramos con un amanecer hace que conduzcamos con dificultades ya que la luz llega a cegarte. Tenemos que hacer mención a la climatología, cuando llueve, las gotas se quedan en el parabrisas y se aprecian los charcos que se quedan en el asfalto.

El sonido nos llega doblado al castellano, gran noticia porque te ayuda para saber dónde están los corredores o si has dado esquinazo a la policía. La banda sonora nos acompaña durante las misiones y la música utilizada en el juego es perfecta para meternos en la piel de los corredores.

En los modos de juego destaca el modo para un jugador, donde nos encontramos con un mundo abierto lleno de contrincantes donde tienes pruebas de contrareloj, hot pursuit, carrera… También está el modo multijugador donde jugadores que se encuentren online compartirán un mundo abierto.

En el modo para un jugador podremos alternar entre policías y corredores y según cambiemos a uno u otro cambiará el color de la luz del mando a rojo y azul. Este modo contará con coches creados a la perfección, como por ejemplo Ferrari, Aston Martin, BMW…

A modo de conclusión, el juego es muy bueno, con unos gráficos excelentes y con muchas horas de diversión. Regalo perfecto para estas Navidades.