El ISDI crea una línea de servicios para apoyar a emprendedores digitales

102

El ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet) ha creado una línea de servicios para apoyar a los emprendedores digitales que están surgiendo en los últimos años. Con esta iniciativa, da un nuevo empuje a su principal objetivo fundacional: apoyar la digitalización de la economía española a través de la formación para hacerla más competitiva y así generar mayor riqueza y nuevas oportunidades en nuestro mercado.

Los servicios ofrecidos se centran en tres áreas: asesoramiento para crear una empresa digital, apoyo para conseguir financiación y ayuda en el lanzamiento de los proyectos.
Estos servicios se han creado para apoyar a los alumnos del Máster en Internet Business (MIB), que inicia en otoño su tercera edición en Madrid y Barcelona. Los alumnos de las promociones anteriores han creado ya más de 20 empresas.
Todos los servicios son ofrecidos por el ISDI a través del equipo de profesionales que colaboran en la escuela, tanto profesores como empresas, con amplia experiencia en los campos en los que están trabajando con los alumnos que han puesto en marcha un proyecto. La mayor parte de ellos son gratuitos o tienen un coste residual para los emprendedores.
Nacho de Pinedo, CEO del ISDI, explica que “no basta con formar y motivar, además hay que crear un ecosistema en el que los emprendedores pueden sentirse apoyados en todo el proceso de creación de su proyecto. Estamos convencidos de que el emprendimiento es una de las soluciones a la crisis. Creemos que en España existe una importante demanda de profesionales bien formados en el ámbito digital porque Internet es uno de los apoyos fundamentales para que nuestra economía recupere competitividad. Pero además pensamos que la escasez y precariedad del empleo fijo, que era el destino típico de los jóvenes, está acelerando un importante cambio cultural: entender el emprendimiento como una buena alternativa.”
De hecho, los últimos datos estadísticos (INE) avalan ese optimismo. En 2010 se consiguió recuperar la capacidad emprendedora en España: fue el ejercicio en el que más desempleados capitalizaron su prestación por desempleo para convertirse en trabajadores autónomos o montar cooperativas y sociedades laborales.